9 ene. 2018

"Nadie lee Caperucita o del no ser al ser"

 Sábado, 3 de febrero 20 h.

 Lectura dramatizada de un texto de Ricardo Bravo

Tres monólogos para una aproximación a la fenomenología de los personajes de Charles Perrault. Caperucita, el lobo y la abuelita abren los ojos por primera vez a la posibilidad de observar con cierta perspectiva la fábula que protagonizan.
 

La compañía efímera "Lector in fabula" se reúne para la lectura dramatizada:
Ana Masferrer: abuelita
Carla Federico: Caperucita
Ricardo Bravo: lobo





Duración: 30 min.
Después de la lectura el público tendrá la oportunidad de preguntar y conversar con el autor acerca de la obra.

Este evento se encuadra en el proyecto de este autor: "El teatro de los libros", que esperamos tenga continuidad en espai ku: 

"El teatro de los libros es un espacio que surge con el propósito de acoger la palabra impresa como experiencia y estímulo para la reflexión, con una variedad de perspectivas que haga palpable tanto la sabiduría de un aforismo como la de un poema o la de una pieza teatral." Ricardo Bravo

Sinopsis de la obra:

Caperucita inaugura el tríptico cuestionando de forma explícita el argumento del relato debido a una enigmática desaparición de lectores. Tal ausencia ha despertado en ella el deseo de descubrir un significado libre del supuesto valor didáctico del género que la ha sujetado toda su vida a una ficción.

La inteligencia reconocedora de la niña muestra la rueda de la trama donde ha permanecido cautiva desde 1697, año de la primera publicación en París del libro de Charles Perrault.
Algunos autores sostienen que la fábula no puede prescindir del propósito pedagógico; otros, que esa orientación forma parte de una metodología de la persuasión. Ninguno responde al dilema de si la existencia de los personajes tiene lugar en el horizonte del ser o si, por el contrario, es un mero espejismo de las circunstancias definidas por la función retórica que la articula.

En Nadie lee Caperucita… el espectador hallará el flujo de consciencia de los personajes en torno a las condiciones que los supeditan a un destino atroz. A raíz de esto, se adentrarán en un itinerario transcodificado de la trama habitual que los llevará a dar voz a un testigo crítico de la obra.

Queda para el espectador de Nadie lee Caperucita… una de las preguntas más difíciles que ha de responder todo personaje: ¿Existe para él la posibilidad de trascender el papel desempeñado en la consciencia de las palabras?

No hay comentarios:

Publicar un comentario